“El país del menos y un puñado de poemas cuasi-eróticos”

Ningún escritor que se precie de serlo podía evadirse de tocar todos los géneros literarios y, en mi caso, no me había ocupado hasta ahora del relato. Alguna tímida incursión, con carácter puntual –finalista, dicen ahora-, es decir, con destino en algún evento concreto, alguna celebración, un cuento infantil en una revista, una colaboración solicitada… en fin, pequeños coqueteos con un género mucho más digno de respeto de lo que la ignorancia de los que nunca lo intentaron, siempre atrevida, podría suponer.

Y dentro del relato, elegí el formato breve, y me decanté por la vertiente erótica (más presente en algunos de ellos, más solapada en otros), en un intento de que el contenido fuese del gusto del lector, porque… no seamos hipócritas, sólo hay dos cosas que mueven el mundo: el vil metal y el noble sexo.
¿Y el poder?
Pero, hombre, Fausto, no seas ingenuo. A quien tiene sexo y dinero… ¿le hace falta más poder?.

Ya os ahorro el bochorno de hacerme la pregunta que me han hecho ya hasta la saciedad, la que se le hace siempre a todo el que escribe: Sí, lectores y lectoras, todas las historias que se cuentan en este libro son autobiográficas, vividas en primera persona y hasta el último detalle.
¿Y aquellas en las que la protagonista es una mujer?
Pero, bueno. ¿No te he dicho que todas? Pues en esas, también.

Este libro se encuentra actualmente en editorial y estará a vuestra disposición próximamente.

Os dejo dos ejemplos para ir abriendo boca.

"El país del menos y un puñado de poemas cuasi-eróticos"

El pais del menos y un puñado de relatos quasi eróticos

Imagen de portada: El rapto de las Sabinas (detalle).
Escultura de Juan de Bolonia.