“Poemas de Cercanías”

“Poemas de Cercanías” es la colección de una treintena de pequeñas composiciones con un sentido común. lo breve y lo cercano, lo sencillo y lo sentido, una vez más, bajo la forma de la expresión poética.

Todas juntas componen un relato; el relato de una historia. De una historia de amor.

¿Triste?… como al fin resultan ser todas las historias, pero repleta de belleza por sus cuatro puntos cardinales, como todas las historias también.

El pudor me impide afirmar que se trata de una pequeña novela, pero diré sin miedo que de un relato, sí. A través de ellos se puede intuir el desencale de una trama de la que el lector ha de ser observador y cómplice, protagonista y testigo.

Cada una de las tres partes de que consta “Verde”, “Ocre” y “Negro” son consecuencia de la anterior, al tiempo que la primera acaso vuelva a ser consecuencia de la última:

Verde.
Tiempo de esperanza, de ilusiones aún no malogradas.

Ocre.
Tiempo de madurez. Estabilidad -rutina-. Otoño.

Negro.
Desenlace. Del negro… ¿qué os puedo decir?

Tal vez sea cierto que sólo desde el negro impenetrable se puede concebir un verde nuevo:

 

El único misterio de la vida
es ese renacer constantemente
de lo inhóspito y lo yermo.
Sólo desde el verde impenetrable
se puede concebir un verde nuevo,
como llega, por fin, la primavera
después de un largo invierno.
Así sucede, y es el caso,
que cuando todo parece que termina,
el germen insurgente de la vida
irrumpe poderoso y se abre paso.

 

Puede que no sea ortodoxo que el propio autor ofrezca una interpretación de su libro. Pero, al cabo, la ortodoxia nunca fue mi objetivo. No quiero descomprometerme con lo que escribo, y por eso ensayo la visión de mis versos, del libro que yo escribí, en la certeza de que será diferente al que leáis cada uno de vosotros. El más profundo respeto que el escritor puede mostrar por sus lectores consiste en pensar que el libro que se escribe y el libro que se lee, rara vez resultan ser el mismo libro.

Es mi deseo que en esta metamorfosis de pasar de ser mis versos a los vuestros, alguna emoción se haya ido desgranando en el camino.

De “Verde”:

-1-
Después de todo este tiempo
he aprendido a conocerte
hasta el último detalle,
a amarte sin reservas,
a sentirte
hasta no concebir vivir sin ti.
Ahora
sólo me queda encontrarte.

-o0o-

-3-
Todos los caminos de mis sueños
se pierden bajo el vuelo de tu falda

De “Ocre”:

-11-
El día se ha levantado
travestido de noche,
por lo oscuro.
Un cielo macilento,
plúmbeo,
se derrama alrededor.
No sé si es el otoño
o que no estás.

-o0o-

-16-
No soy yo a quien le das tus besos,
mas soy yo quien los recibe.
No soy yo a quien le das tus besos,
pero es a mí.
Yo no soy yo
o tus besos son mentira.

De “Negro”:

-24-
Todos los pequeños triunfos de mi vida
no han hecho más que confundirme.
Sólo el fracaso más absoluto
me ha colocado en mi sitio.

-o0o-

-25-
Puedo acordarme de ti
en el instante fugaz
que transcurre entre dos lágrimas.
El resto de los recuerdos
los he diluido en llanto.

-o0o-

-28-
Entre el principio y el fin de mí mismo
me encuentro equidistante…
mas no a medio camino.