“Diario de un Perdedor”

“Diario de un perdedor”, es más desgarrado que ningún otro. Provocador, a juicio de algunos; portador de un estilo diferente, según otros… creo que ni una cosa, ni otra.

Es, sencillamente un libro nuevo que surge de una necesidad diferente, que presenta un nuevo modo de ver el mundo, impregnado de otra sensibilidad.

En realidad es tomar conciencia de la historia de mi vida, con lo que alrededor de ella ha acontecido, y vestirla de poemas.
Es un diario que no sucede día a día, pero está contado por quien está acostumbrado a perder.

-8-
Hagamos un pacto
de respeto mutuo:
Juremos por nosotros
no mentirnos más
de lo estrictamente necesario.
No querernos más allá
de lo que podamos mantener
en una cama de uno veinte.
No tener que honrar
ni a tu padre ni a mi madre.
Despedirnos cada día
con una sonrisa en los labios
a sabiendas de que, acaso,
nunca nos volvamos a encontrar.

-o0o-
-12-
El primer polvo que echamos
me costó diez mil.
A las treinta mil
comenzamos a tratarnos
y a mirarnos a los ojos.
Ahora vamos al cine,
follamos gratis
y me dices que me quieres.
Y no sé si es verdad
o que ha bajado el índice
de precios al consumo.
Pero es precisamente ahora
cuando mi economía no te aguanta.

-o0o-

-20-
Leyó a Marcuse,
estudió a Hegel y a Kant,
se aprendió de memoria
a Feuerbach y a Marx,
tradujo a Schopenhauer
y a Spinoza
y escribió su tesis
entre el humanismo de Habermas
y el absurdo heterodoxo de Cioran.
Revisó a Ortega y a Aranguren
por puro patriotismo,
y tras todo ese bagaje
comprendió, al fin, que
las más grandes decisiones
se toman en torno
a un botella de whisky
en el salón de lujo
de una casa de putas.

-o0o-

-24-
Hay quien succiona un pezón,
lo chupa, lo degusta,
se relame
y se deleita.
Hay quien con el mismo pezón
se saca un ojo.

-o0o-

-27-
Dicen que existe
una belleza interior,
cuyo disfrute supera,
con creces,
al de todos los placeres
de la carne.
Pero a mí nunca
me llamó la espeleología.

-o0o-

-28-
Dios creó el mundo en seis días
y el séptimo descansó.
Desde entonces lleva
miles de siglos descansando
Joder con el tío.
Eso son unas vacaciones
bien pagadas.

-o0o-

-34-
La cuestión no es
qué tiempo libre le queda al hombre,
sino qué tiempo le queda al hombre libre.

-o0o-

-36-
–Romanticismo–
La estreché contra mi pecho
con el único afán de seducirla
y le susurré al oído
un poema de amor.
Levantó la mirada
con gesto de extrañeza
y me espetó de pronto:
-No digas memeces, cretino!
Y quítate de una vez
los calzoncillos,
que aquí hemos venido a follar.